Sunday, 17 March 2013

Limpio, Seco, Frío.


 Si queremos aumentar la vida de nuestras máquinas, sólo tenemos que pensar en tres palabras: Limpio, Seco y Frío.

 Porque manteniendo el lubricante con el menor contenido posible de partículas sólidas, reduciendo la humedad y evitando que alcance temperaturas elevadas conseguiremos aumentos espectaculares en la vida de nuestras máquinas.

Limpio.

 La presencia de suciedad en los lubricantes, ya sea procedente de metales de desgaste o de contaminantes, es la principal causa de desgaste en los componentes de las máquinas.

 Mejorar su limpieza es una garantía de longevidad ya que aumenta su vida útil hasta en un 1000 %.

 Para ello se requiere un sistema de filtración adecuado, que incluye el uso de respiradores, y garantizar las condiciones de almacenamiento. 

Seco.

 La presencia de humedad en los lubricantes es el segundo factor que reduce la vida de las máquinas. La contaminación por agua aumenta la oxidación del lubricante a la vez que provoca herrumbre en las máquinas y aumenta su desgaste, pudiendo reducir su vida útil hasta en un 95 %.

 Para evitarlo es necesario mantener unas condiciones de almacenamiento óptimas y utilizar filtros y respiradores desecantes.

Frío.

 La tercera causa de degradación del lubricante es el calor que acelera la oxidación, aumenta su degradación y afecta a la viscosidad. Así, un aumento de 10º C en la temperatura de trabajo puede reducir la vida del lubricante en un 50 %. 

 Por lo tanto es importante mantener la temperatura del lubricante en niveles óptimos para aumentar su durabilidad, reducir la formación de depósitos y evitar desgastes.

No comments:

Post a comment